Artículos

El consejero bíblico


¿Lo sabía usted? / Continuación

... muchos cristianos primitivos abrían su Biblia al azar, leían la primera línea que veían, y lo consideraban un mensaje divino para ellos. Esta práctica era tan popular que tuvo que ser condenada repetidas veces por concilios de la Iglesia Primitiva.
La palabra Biblia proviene de la palabra Griega que significa «planta de papiro» (biblos), ya que las hojas de esa planta eran usadas para hacer papel.
En los tiempos antiguos y medievales, algunos cristianos memorizaban grandes porciones de las Escrituras. Eusebio de Cesarea dijo que una vez conoció a un Egipcio ciego que «poseía libros completos de las Sagradas Escrituras ... en su corazón».
En el siglo XIV el costo de una Biblia podía equivaler fácilmente al salario anual de un sacerdote.
Cuando las Biblias en inglés fueron publicadas por primera vez, las personas estaban fascinadas con ellas. Un hombre comentó que «los pobres compraban el Nuevo Testamento de Jesucristo y los domingos se sentaban leyendo en la parte más baja de la iglesia, y muchos se reunían a su alrededor para oírlos leer».
Las divisiones de capítulos en la Biblia fueron creadas a principios del siglo XIII por un profesor de la Universidad de París. Las divisiones corrientes en versículos no fueron desarrolladas por completo hasta el año 1551.
Martín Lutero tradujo el Nuevo Testamento al alemán en solamente 11 semanas.
El primer Nuevo Testamento de William Tyndale, terminado en 1525, tuvo que ser impreso fuera de Inglaterra y traído de vuelta como contrabando en barriles de harina y paquetes de tela. El obispo católico de Londres, Tunstall, compró la mayor parte de la primera edición de Tyndale para borrar la «herejía» de Tyndale ?¡pero el dinero hizo posible la publicación de ediciones futuras!
Antes de la invención de la prensa industrial en 1455, la transmisión de la Biblia dependía de los muchos monjes anónimos que pacientemente copiaban manuscritos bíblicos a mano. Debe haber llevado semanas o aún meses copiar un libro como Isaías. Hoy sabemos de unos 2.300 manuscritos bíblicos copiados entre los años 300 y 1500 DC.


David M. Scholer es profesor de Nuevo Testamento en el Seminario Teológico Fuller en Pasadena, California. Tomado de Christian History Magazine, usado con permiso