Artículos

Disciplinas libertadoras


Paz abundante

PAZ ABUNDANTE


Reflexionando sobre que significa ser una persona privilegiada, creo que el privilegio más grande que el ser humano puede disfrutar, entre otros, es el privilegio de una alegría incesante; y es posible tener esa alegría. En segundo lugar, otro privilegio que el ser humano tanto busca es la paz; a veces en esa búsqueda se leen tantos libros y se acude a psicólogos y psiquiatras y dirigentes de relaciones humanas.

La paz es el privilegio de vivir sin ansiedad ni afanes que carcomen el alma de los seres humanos. El privilegio de vivir día a día en medio de un mundo violento con una paz abundante y permanente. ¿No le agradaría a usted tener una paz abundante?

Vivimos en un mundo en que la palabra guerra aparece en los periódicos y diarios prácticamente todos los días. Se habla de revueltas, revolución, de violencia y de sangre, parece que la humanidad está abocada a una carrera loca que va a llevar a la destrucción, pero en medio de la tormenta es posible vivir en paz. En este preciso momento está lloviendo afuera y el viento está soplando pero yo estoy cómodo, estoy viendo que llueve, estoy viendo que el viento sopla pero yo tengo paz en cuanto a esa tormenta porque estoy en una casa cómoda y estoy tranquilamente sentado.

Dentro de un mundo lleno de violencia, de guerra, de sinsabores, de dolores, tristezas, egoísmo y pecado, el privilegio del cristiano es tener una paz abundante y permanente.
De este tema se habla en el capítulo 4 del libro de Filipenses, el versículo 7 dice estas palabras: «Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús» (NTV). En el versículo 9 dice: «No dejen de poner en práctica todo lo que aprendieron y recibieron de mí, todo lo que oyeron de mis labios y vieron que hice. Entonces el Dios de paz estará con ustedes» (NTV).

La paz del cristiano es una paz sobrenatural, dice aquí ...

Continuar leyendo