Artículos

Disciplinas libertadoras


Paz abundante / Continuación

... «la paz de Dios», y en el versículo 9 dice «el Dios de paz», quiere decir que las dos cosas van juntas.
El cristiano verdadero o sea el que tiene a Cristo en su corazón habiéndolo invitado por la fe, tiene una paz sobrenatural porque es una paz que viene de Dios. No es una paz que se merece, una paz que se gana por esfuerzo propio, ni se compra, es un regalo de Dios.

Romanos 5:1 dice: «tenemos paz con Dios gracias a lo que Jesucristo nuestro Señor hizo por nosotros» (NTV). Es su privilegio, porque si usted ha recibido a Cristo usted tiene el derecho de tener una paz abundante que llene su vida y una paz permanente.

Esta paz abundante y permanente supera nuestros análisis intelectuales. La paz de Dios que supera todo lo que podemos entender, cuidará su corazón y su mente; sí, el ser humano quiere explicar y entender todo y esto es lógico. Dios nos hizo seres racionales e intelectuales. Sin embargo, hay cosas en la vida que intelectualmente no se pueden explicar pero sí se pueden experimentar y esta paz que podemos disfrutar en medio de las tormentas y de los peligros, esta paz supera los análisis intelectuales.

Proverbios 10:22 dice: «La bendición del Señor enriquece a una persona y él no añade ninguna tristeza» (NTV); cuando Dios nos bendice con su paz, esa paz nos enriquece, nos hace privilegiados y no hay tristeza que sigue a las bendiciones de Dios.

Tantas veces cuando un ser humano disfruta de una fiesta, de un paseo o de un privilegio dentro de la sociedad, a menudo en pocas horas viene la tristeza, viene la amargura que sigue a la alegría y a la bendición. La paz que Dios da, nunca trae tristeza.
La paz supera todo entendimiento, es como el amor, no se lo puede explicar intelectualmente. Poetas, filósofos, escritores y predicadores han tratado de explicarlo pero lamentablemente no es posible. Lo mismo es con la paz de Dios.

La paz que Dios le ofrece a usted quita nuestros ojos del ego, del yo y de nuestros ...

Continuar leyendo