Artículos

Disciplinas libertadoras


Una personalidad transparente / Continuación

... mis hijos.
Por lo tanto, lo volví a llamar y le pregunté si había algo que lo había ofendido, humillado o algo en el pasado que lo había molestado de mi parte.
Enseguida mi hijo me contestó:
?Sí, papá. ¿Recuerdas cuando nació Esteban (nuestro cuarto hijo)?
?Sí, me acuerdo ?dije?¿pero a qué te refieres? ?¿Te acuerdas ?él contestó? el día que llevaste a mamá al hospital, que había una maleta lista con la ropa para el bebé y ustedes se la olvidaron en casa?
Yo francamente no me recordaba y le dije:
?Mira, querido, no recuerdo el asunto ese de la maleta.
?Pues papá, tú regresaste del hospital a buscar la maleta y la maleta estaba toda revuelta y te enojaste conmigo y empezaste a gritar y me pegaste.
Yo lo miré y me puse a llorar y le dije:
?Ay hijo mío, ¿te pegué a ti y tú no habías revuelto la maleta? ¿Y quién fue?
?No sé, algún otro de los muchachos? contestó mi hijo.

Yo me humillé tanto y me puse a llorar. Por tres años mi hijo mantenía en lo recóndito de su alma aquel sentido de que su padre lo había castigado sin causa delante de sus hermanos; lo había humillado y avergonzado y yo no tenía la razón. Le pedí perdón y me puse a llorar. Él me abrazó y me dijo:
?Está bien papá, no importa.
Desde ese día en adelante hemos tenido una relación, una amistad como nunca antes la habíamos tenido.

Cuando me humillé ante mi hijo, aunque él era un niño, creó un ambiente de transparencia entre él y yo al punto de que ahora somos íntimos amigos y no tan solo padre e hijo, sino que hay una buena relación entre nosotros.

De esta manera, crecí espiritualmente y llegué a ser un hombre más maduro.Puedo decir que ha cambiado mi vida personal porque aprendí que un gran secreto para la madurez espiritual es la transparencia en la personalidad.

Quisiera hablar acerca de cómo tener una personalidad transparente, cómo vivir en libertad sin temores ni contaminación de la conciencia. ¿Cómo tener una ...

Continuar leyendo